Paisaje

Paisaje

Hoy es uno de esos días grises en Murcia.Parece que con tanto sol aquí en Murcia días grises hay muy pocos ¿verdad?. Pero, para mucha gente todos los días son grises, porque no pasa ná. Para muchos el tiempo va muy deprisa. Al principio con mucha ilusión, pero al final como una rutina gris de la que no se puede escapar. El tiempo pasa muy deprisa, sobre todo en los momentos especiales y felices. En Murcia no hay crisis dice La verdad, en Murcia solo hay días grises, ¿pero eso es verdad?.Si eres una persona gris, llegar bien al final de mes hace a uno gris muy contento. Seguro que no cobras ni en blanco, ni en B. La suma de este mes es otra vez gris como te conté. Los únicos que en Murcia llegan bien a fin de mes, son de otro color. Con sus humos nublan nuestro cielo azul para que olvidemos el sol. Nos gritan que las nubes traen agua, pero todo el mundo sabe que eso no es verdad. No queremos escuchar nada, estamos en grisis y eso no nos deja pensar.Los bloques de hormigón en que dormimos no nos dejan vivir. Hemos especulado con nuestro futuro, de ahí no podemos salir.Consumimos por narices móviles, ADSL y la TDT. Dicen que da color a la vida, pero el único que se cambia de color es el gris de mi cuenta naranja por todo lo que compré.Si te interesan los intereses, eres un verdadero gris. Solo hay una vacuna contra la grisis para los coloridos, un grupo privilegiado y no para un trabajador sin color, o sea un gris.Son nuestros pastores los que prometen un cielo azul, Que quieren cerrarnos los ojos, iluminar nuestras vidas nubladas y dirigirnos a una ilusión que no existe, que es la realidad.Si eres unos de esos grises, búscate un edificio muy alto, por encimas de esas nubes en tu ciudad. No para saltar, sino para respirar aire fresco y recuperar las ganas de cambiar.La vida no es ni blanca,.ni negra,.ni roja,.ni azul. El color de la vida, por mucho que te hacen creer, es gris. Pero eso no importa porque tu verdadero color lo llevas dentro,..y por dentro eres un sol. Fotografía de una atardecer en el Campo de San Juan